domingo, 18 de junio de 2017

El vuelo del flamenco. Revista cultural.

 
Los pasados días 2 y 7 de Junio se presentó en Cartagena y Murcia, respectivamente, un ilusionante proyecto cultural que aúna en sus páginas poesía, prosa poética, relato breve e ilustración.
Hecha con el corazón, desde lo más profundo de las grandes locuras y los grandes sueños, es "El vuelo del flamenco".
Reproduzco uno de sus textos de presentación.


Sin lugar a dudas Cartagena se ha convertido, en los últimos años, en un referente literario que excede con mucho las fronteras de la comarca y la Región. El Premio Mandarache, la presencia de las letras en La mar de Músicas o Mucho Más mayo, las actividades en los centros culturales unidas a las inciativas de Asociaciones Culturales, librerías, cafeterías o editoriales; dan cuenta de la pujanza de la literatura, en general, y la poesía, en particular, en el ámbito de la ciudad portuaria y alrededores.
Por eso no deja de ser sorprendente la ausencia de una revista periódica que refleje parte de esa riqueza cultural, del acervo poético generado en estos años y de las nuevas voces que están surgiendo.

El vuelo del flamenco nace precisamente con esa intención. Sin ánimo de competir con otras iniciativas de ámbito regional o surgidas en otras poblaciones. Con ánimo, por el contrario, de aportar un nuevo espacio, plural y de calidad.

El cuidado del diseño y la producción quiere ser una de las señas de identidad de este proyecto que surge con la idea de maximizar la participación en la revista, no sólo a través de la colaboración remitiendo textos, sino en la manufactura de la misma, dotándola de cierto aire de artesanía a través -entre otros elementos- de la encuadernación y el gramaje de sus páginas.

El potencial del proyecto (que garantiza su segura proyección fuera de las fronteras regionales y estatales) estriba en aúnar las voces de la jóven literatura (y jóven no sólo en edad) con la de autoras y autores ya consagrados; a través de un medio que tendrá igualmente una versión digital que se actualizará una vez sea dristibuído completamente el número impreso.

Poesía, relato breve, microrelato, pero también crónica, reseñas, noticias,... configurarán un vuelo al que ilustraciones y fotografías podrán acompañar, no ya como mero adorno, sino como expresión de la poesía visual; en principio de forma semestral, pero con pretensión de cuatrimestralidad.

Todos estos factores aseguran al proyecto una identidad propia y reconocible dentro de un contexto sociocultural cada vez más relevante.


Un equipo abierto, como base de un proyecto realista.

Las personas que nutren el primer equipo editor, abierto a nuevas incorporaciones, se caracterizan por su vinculación al mundo de la cultura, desde las más variadas perspectivas: Escritoras y escritores, con experiencia en los medios de comunicación, docentes en la enseñanza reaglada o el voluntariado educativo, integrantes del asociacionismo vecinal, gestoras y gestores de eventos,... dotan al proyecto de una base sólida que garantiza su desarrollo y difusión.
El plural marco de relaciones personales y profesionales de este equipo abre la puerta a incorporación a las páginas de El vuelo del flamenco, número tras número, de voces tanto nuevas como consagradas, no sólo de Cartagena, sino de diferentes puntos del Estado y de países latinoamericanos.
Igualmente facilita la promoción y distribución de la revista así como su presentación en los más variado foros y espacios, dentro y fuera de la Región.


Santa Lucía, epicentro de un proyecto sin fronteras.

El espacio de reunión de equipo editor es el centro cultural de Santa Lucía, siendo este barrio portuario el epicentro de una revista que, como se citaba, aspira a ser conocida no sólo en el ámbito comarcal o regional, sino más allá de las fronteras de la Comunidad Autónoma.
Conocido popularmente como “la isla”, porque en su momento fue un istmo unido a la ciudad por una estrecha franja de tierra, es sin duda uno de los espacios urbanos señeros de Cartagena.
Conserva en sus calles un guiño peculiar al mar al que mira y a la tierra que se expande a su espalda, luchando contra el deterioro que sacude a veces a las ciudades, resistiendo contra los procesos de gentrificaciónen su larga historia.
Una historia rica en situaciones y acontecimientos -presencia romana, imagen vinculada a Santiago Apostol o a Cervantes, revolución industrial, Cantón, crecimiento urbano- marcada por momentos de declive y auge.
Precisamente El vuelo del flamenco quiere contrubir, aportando su grano de arena, al auge de este barrio que ejerce de espejo en el que la sociedad cartagenera puede mirarse para ver retazos de su historia, lejana o reciente, y ensayar futuros repeltos de vitalidad.


Asociacionismo vecinal y cultural.

Un grano de arena que se suma a inciativas ya existenetes, impulsadas desde el propio vecindario, que incluyen el apoyo educativo extraescolar, biblioteca, conciertos, talleres de todo tipo,... e incluso concursos y jornadas poéticas, como los Juegos Florales; de larga tradición y gran reconocimiento a nivel estatal.
Alimentar las dinámicas culturales a pie de calle, esa es otra pretensión de este vuelo que se inicia.


Alzar el vuelo.

El nombre mismo del proyecto recoge en portada el gen del mismo. Una figura peculiar en la avifauna de la comarca cartagenera, aparentemente torpe y desgarbada, capaz de un vuelo majestuoso, de tomar tierra como flotando sobre la superficie del agua, de alzarse al aire con fuerza,...
Esa imagen es la metáfora de la propia revista, que une voces que alzan el vuelo por primera vez con otras que solemnemente retornan del cielo... Brillantes siempre, como el plumaje blanco, negro y naranja de los flamencos; como las portadas, páginas y letras de la revista.

1 comentario:

Jose Miguel Martínez-Fortun Perez dijo...

Siento una gran alegría al ver como en nuestra ciudad alza el vuelo el flamenco literario, esquivando los muros que surgen para distraer la atención a asuntos de muchisimo menor valor que el literario.
En hora buena a los promotores de la idea