lunes, 24 de abril de 2017

Siete menos veinticinco.


Editada por Raspabook, coordinada por Antonio Marín Albalate e impulsada por la Asociación Cultural Diván; "Siete menos veinticinco" es -como indica su subtítulo- una antología de jóvenes poetas de Cartagena.

Como tal, viene a sumarse a "Siete menos veinte", editado hace dos años con idénticas pretensiones: ahunar en un volumen algunas de las nuevas voces poéticas de la ciudad portuaria.

En esta ocasión el volumen recoge poemas de Elena Trinidad Gómez, Helena Pagán Marín, Mery Salem, Jesús Sanmartín Pérez, Pablo Serrano Torres,  Anabel Úbeda Bernal y Ana Valero.

Cada poeta está presentado por una persona (vinculada de una u otra forma al mundo de la poesía) y tengo el inmenso placer de haberlo hecho de Jesús Sanmartín; a quien conocí en un recital colectivo en Las Palas en el que ambos participamos. 

Además tengo la suerte de conocer a buena parte de quienes dan forma a este recomendabilísimo libro, por haber compartido espacios culturales -Mery, Pablo, Ana Belén- e incluso haber dado clases de Filosofía -Elena Trinidad-. Un placer que se multiplica por el hecho de que sus versos forman parte también del número 1 de El vuelo del Flamenco, de inminente aparición.




Recogo aquí las palabras que dedico a Jesús Sanmartín Pérez:
  

Conocí a Jesús Sanmartín Pérez en un recital colectivo celebrado en Las Palas, en el que ambos participábamos. Además del placer que supone siempre encontrarse con voces nuevas, me llamó la atención uno de los poemas que compartió aquella noche: Unos versos dedicados al final de una relación sentimental que, bajo el título de “Asalto 30”, equiparan esa ruptura a un desigual combate pugilístico.

No son pocas las relaciones entre boxeo y literatura, pero no son tan frecuentes en la actualidad. Quizá porque aquel ya no juega el papel de antaño en la sociedad y es hoy una práctica, tan denostada como desconocida, que a buen seguro dificulta que la gente entienda que, más allá del decimosexto asalto, todo es supervivencia.

Uno puede imaginarse a Jesús en el ritual de vendarse las manos, de tonificar los músculos, de mover el cuello, de esbozar un breve combate contra su propia sombra o su imagen en el espejo, de abstraerse, pero sólo un instante, para concentrarse... y subir al ring del día a día para enfrentarse tanto a los retos cotidianos como a los retos creativos.

El reto, en este caso, es una apuesta por una manera clásica de expresión poética; que rompe con la forma de sus versos anteriores: El Soneto.

De Jesús Sanmartín Pérez dice él mismo que escribe desde pequeño,aunque es a partir de los 15 años cuando empieza a hacerlo de una manera más pasional. Con 17 años publica un libro: “Qué crudo es el amor”.

Es un apasionado de la poesía de García Lorca, Miguel Hernández, Benjamín Prado o Luis Ramiro y piensa que la música y la poesía están íntimamente unidas; fusión que encuentra y disfruta en las canciones de Joaquín Sabina, Kutxi Romero, además de muchos cantautores que transmiten sentimientos con versos y acordes.

sábado, 18 de febrero de 2017

MI poesía no es poesía.


Han pasado diez años, ya, del fallecimiento de Juan José Ferrando Gregori. Pero el tiempo, a veces, no es nada.

El pasado viernes 10 de febrero el salón de actos del MUDEM se quedó pequeño para albergar la presentación de "Mi poesía no es poesía"; una antología de sus versos editada por Tirano Banderas y coordinada por Alfonso Palazón Meseguer.

Un emotivo acto que aunó teatro, memoria y poesía para dar a conocer un no menos emotivo libro. Emotivo por lo que supone de recuerdo, sí, pero sobre todo por la poética que alberga.
Para quienes le conocimos, pero no con el grado de intimidad como para conocer esta faceta creativa Ferrando, es una grata noticia. 

Estos poemas nos permiten conocerlo aún más, reconocerlo e incluso reconocernos. Igual que podemos vernos en esa "fotografía con Molina al fondo" de la que habla en su presentación de la antología Juan Luís Martínez Valero.




Leo el libro sin orden, vagabundeando por sus páginas como quien se pierde, tranquilamente, en una ciudad,... Y encuentro espejos donde mirarme... Como cierta poética del "a veces" y de la inmensidad, del entusiasmo y del dolor, de la soledad y del espacio colectivo, de la resistencia y de la ausencia. Intensos como un relámpago o pausados como una caricia, el espectro de los versos recogidos en este libro es inmenso.

Al levantar la vista, en el rabillo del ojo, está Ferrus, con la sonrisa viva, los ojos entrecerrados,... Es sólo un instante, pero de estas páginas emana su imagen. 




 

sábado, 4 de febrero de 2017

Pinceladas de Sentimientos (Relatos de duelo).



Este no es, en principio, un libro de Filosofía. Pero en buena medida lo es. Y no sólo porque las cuestiones que aborda -el duelo, el dolor, la muerte, la vida misma- lo sean al mismo tiempo de cualquier Filosofía que discurra cerca del devenir cotidiano de los días.
 
Lo es también porque, con la peculiaridad del formato -el relato, el reflejo de las vivencias- estamos ante un libro que constituye en sí mismo una crítica de la razón destructiva, de la razón apática, de la razón sin pasión que se somete a la dictadura del intelecto y deja de lado (cuando no intenta someter) emociones, afectos e impactos sentimentales. 
 
Lo que directa e indirectamente hacen estos relatos es defender una razón discursiva y afectiva a la par; en la que inteligencia racional e inteligencia emocional se entrelazan cual cadena de ADN.

Pero lo hacen además con una voz poética particular, que se erige sobre el entusiasmo; al que conviene no confundir con el optimismo. 
 
En el fondo, este es un libro sobre la agonía, tal y como la entendían Unamuno o Mariátegui: La agonía no es ni el preludio de la muerte ni el final de la vida. Agonía es sinónimo de lucha. Agonizan quienes viven luchando; luchando tanto contra la vida como contra la muerte. 
 
Lo que ha hecho Marta es escribir un libro para luchar. 

lunes, 25 de julio de 2016

El Regreso.

Los pasados 22, 23 y 24 de Julio La Algameca Chica se llenó de noches de poesía con la primera edición del Festival Internacional Raíces.
Entre las actividades paralelas al mismo hubo un concurso de microrrelatos consistente en escribir una breve historia con el poblado cartaginés como telón de fondo.
Tuve la inmensa fortuna de ver mis palabras valoradas por el jurado con el primer premio. Gracias por el mismo y gracias por el festival. Ha sido un placer volver a escuchar a poetas ya conocidos y descubrir las voces de quienes aún no había escuchado ni leído.



No lo esperaba. Hacía treinta años que no venía aquí. Me equivoqué de camino pero no de destino. Como siempre, deje a los militares a un lado. Y como era de esperar, ya no estabas. Demasiado tiempo sin venir a La Algameca Chica.
Pero tus ojos aún estaban ahí, como esperándome.


sábado, 23 de julio de 2016

Burlar el algoritmo (Game Over).




Deconstruir nuestra identidad
en esta algorítmica era-cárcel .
Reconstruirnos constántemente

para burlar la frontera,
incluso habitando la frontera. 
Reinventar y revivir,
una y otra vez,
la extraterritorialidad.
Elegir si
destruir la máquina
o si
dotar de autodeterminación
el concepto de sujeto
biónico.

Burlar el algoritmo.

El juego ha terminado.

viernes, 15 de julio de 2016

Miedos.

El pasado lunes 11 de Julio tuvo lugar en El Zalacaín el concurso de escritura rápida con que los Lunes Literarios ponen fin a su temporada.
Ha sido un auténtico placer disfrutar de la misma, la quinta, tanto como participante en estos concursos salpicados a lo largo del curso, como oyente de un buen número de recitales y como voz en uno de ellos.
Gracias por todos esos lunes, en septiembre volveremos a vernos.

 





Nos lo enseñaron bien enseñado. El gesto firme, la voz enérgica y la bofetada que castigaba la insolencia del intento. Pero nada puede frenar la rebeldía. Ahí estaba yo, arrodillado, con el ojo pegado a la cerradura. La habitación estaba vacía y, al fondo, sólo se adivinaban mis miedos; desnudos.

lunes, 11 de julio de 2016

Filosofía del Lenguaje.



El sustrato lógico del mundo
no es si
no un poso de amargura
zarandeado en un viaje de ida y vuelta
a través del lenguaje.

Pese a los módulos mentales 
encargados de catalogar el desorden,
todo permanece fuera de lugar
mientras
la rueda de las vidas postpuestas
sigue girando.

En el punto ciego;
el transparente reflejo
de un cáos vital.

Todo pasará.
Y seré duda.


martes, 31 de mayo de 2016

Me encanta el olor a napalm por la mañana...

El pasado lunes 16 de mayo tuvo lugar en el Zalacaín de Murcia otro de los concursos de microescritura rápida que organizan los Lunes Literarios.
En esta ocasión se trataba de pergueñar, en treinta minutos, un cuento de cincuenta palabras justas enpezando por la frase que da título a esta entrada.
La crónica del encuentro la tenéis en http://loslunesliterarios.blogspot.com.es/2016/05/el-napalm-de-las-letras.html
Y este es el microrrelato con el que participé.



"LA BALA PERDIDA"



Me encanta el olor a napalm por las mañana, el olor de la sangres, el de los cuerpos quemados. Me encantan los gritos en la noche, los llantos al alba. Me recreo en ellos cuando me masturbo, cuando mezclo la pólvora con la coca, cuando la bala perdida me alcanza.

viernes, 6 de mayo de 2016

Seguir pensando la desobediencia política. PRESENTACIÓN.

        

         Siempre he sido muy mal gestor de mis inquietudes intelectuales. Es más, probablemente jamás he sabido administrar mínimamente bien ni mi trabajo en el campo de la reflexión y la creación ni, si me pongo serio, mi vida misma.
Los escritos que aquí se recogen son una muestra de ello. 
Proceden, en su mayoría, de una época hasta cierto punto de “urgencias”; en la que el quehacer en los nuevos movimientos sociales (ecologismo, antimilitarismo,...) se mezclaba con la pretensión de realizar una Tesis Doctoral que reivindicara la calle -la res pública- como espacio de y para la Filosofía.
Son textos rescatados de viejos ordenadores, discos duros e incluso de alguno de aquellos disquettes en los que empezamos a guardar, hace años, la información. Charlas,  comunicaciones a congresos, artículos,... que después verían sucesivas versiones para amoldarse a unas actas, unas revistas, unos libros colectivos,...
Aquella urgencia por comunicar y avivar una cultura plural de desobediencia queda reflejada en lo repetitivo de algunos textos, argumentos, párrafos,... Pero esa falta de originalidad en algunos tramos de este libro se compensa con apuntes que, hoy como ayer, entiendo abren la puerta a seguir pensando los ilegalismos políticos, jurídicos, éticos,... e incluso estéticos: La idea de que somos Poder Constituyente, aunque sea fragmentado, sin ir más lejos.
Esa urgencia caracteriza, de nuevo, esta compilación. La urgencia por avivar el debate, la invitación a seguir pensando la desobediencia política. Con la memoria más reciente puesta en el 15 M, las marchas de mareas, el acceso a las instituciones de otros discursos, la extensión en estas mismas fechas de la Noche en Pie,..., la imposición en Europa de una política del genocidio,... urge plantearse hasta qué punto la obediencia nos hace cómplices.
De hecho hacer memoria es otra de las razones de este libro. En parte lo que se recoge aquí se hace a modo de archivo. Porque otros muchos escritos, por no hablar de las intervenciones orales, se han perdido en el camino; desde los trabajos académicos o las reflexiones carcelarias escritos en una vieja Olivetti a las más recientes mesas redondas invitando a desobedecer la LOMCE, pasando por escritos en las más variadas revistas de eso que dio en llamarse prensa alternativa.
Si de radicalizar (o “simplemente” re-politizar) la democracia se trata, la memoria crítica es algo que no puede faltar en las alforjas de semejante viaje.
Creo sinceramente que hay cosas interesantes en estas páginas, aunque a veces uno esté tentado de secundar a Rostand y decir que entre el éxito que en su día tuvieron algunos de los textos aquí recogidos y lo limitado de mi talento a uno no le queda más que aguardar la muerte. Aunque, como el Cyrano de la obra de teatro y el libertino barroco que en verdad fue, uno opte por la insolencia de seguir vivo pensando, escribiendo, resistiendo,...
Parafraseando a Toni Negri: ¿Es una historia de libertad la que nos espera? Seguramente no. Pero una historia de liberación, esa sí. Y en muy buena medida depende de nosotras y nosotros, de que nos sepamos y nos queramos potencia de la multitud.

https://www.facebook.com/Seguir-pensando-la-desobediencia-pol%C3%ADtica-1147439741967786/