domingo, 25 de diciembre de 2011

15 M

Me levanté tarde
ese día
por que después de tanto sufrimiento
me había convencido de que
la revolución
era sólo
un número de lotería.
Me levanté tarde
pero llegué a tiempo
de rejuvenecer
de veinte en veinte años
- que como dice el tango no son nada -
hasta los pañales de la libertad,
la fraternidad
y la igualdad;
hasta llorar como recién nacido,
pero de emoción,
en mitad de una plaza.

sábado, 24 de diciembre de 2011

El mar se empeña en recordarme...

El mar
se empeña en recordarme
las muchas veces que
poblamos diferentes
puntos cardinales.

No estás a mi lado
cuando lo miro
fijamente
como si todo fuera
realmente
cuestión de tiempo.

Y yo no estoy a tu lado
cuando
te pierdes
en sus orillas
hacia ambos horizontes.

Habitamos juntos,
sí,
esos momentos...

Por eso abrazaría
sin dudarlo
una mitología que
incluyera
una gran ola
que nos uniera
bajo el agua.
 

viernes, 23 de diciembre de 2011

Como...

...
como pensador de instantes
que intenta acariciar con palabras
cuanto,
momento a momento,
fluye,
cerca o lejos...
convirtiendo el ensayo en verso suelto
que deja precipitarse y perderse
a la deriva
los acontecimientos...

como un caminante atento
al devenir
con un renovado miedo a dejar
de andar...
a desaparecer

como...
 

domingo, 18 de diciembre de 2011

Y sentir...

Y sentir
que uno desparece
aunque permanezca ahí.
E intuir
que ebriedad
y locura
son reflejos mutuos en un doble espejo
que amenaza fusión.
Y encontrarme entonces con tus manos
que me acojen
y me llevan a abrazar
instantes de lucidez.
 

sábado, 17 de diciembre de 2011

Y un día...

Y un día
sin necesidad de espejos
supe que
el cuerpo en que nací
no era el mío,
no podía serlo.

Me deslumbró quizá
la luminosa belleza de los versos
ajenos
tatuados con saliva, sudor o semen
sobre pieles
ajenas.

Con el tiempo,
entre cobardía y cobardía,
he ido aprendiendo a nacer
una y otra vez
en este mismo cuerpo.
Solo que ahora es
-soy-
todos los cuerpos.
 

sábado, 10 de diciembre de 2011

La tuya es una biblioteca...

La tuya es una biblioteca
de amaneceres
y puestas de sol
sobre un paisaje árido
lleno de vida.

Enséñame a leer entre líneas,
a perderme entre las piedras,
a sentarme,
a meter los pies en el agua,
a pasar los dedos por la piel de las ideas,
de las sensaciones,
de los anhelos.

Déjame anotar al margen
o quédate mi cuaderno de notas.

Desnúdame,
sencillamente
desnúdame
y susúrrame al oído lo que tú aprendiste del viento.
 

Y se impone...

y se impone,
en tu ausencia,
una atmósfera muda
en la que parece
detenerse
el tiempo...
como entreteniéndose en tejer
y en destejer
cartografías de silencio

viernes, 9 de diciembre de 2011

Como voz desencantada.

Como voz desencantada
que se bifurca
entre el hoy y el
mañana;
pendulando entre el
cansancio,
la desilusión,
el optimismo o
la rabia;
fragmentando el tiempo
hacia la extraterritorialidad.
Como voz nómada,
solitaria,
entre el murmullo
de la muchedumbre.
 

jueves, 8 de diciembre de 2011

Vengo de una tierra que ya no existe.

Vengo de una tierra que ya no existe.

Las ideas
y los sentimientos
dieron lugar a noches largas.

Las palabras,
nerviosas,
se confundieron y multiplicaron
incapaces
de expresar un sencillo
gesto.

Caigo,
sin remedio,
al vacío;
en cuanto apago la luz
...
salvo cuando en la penumbra encuentro un abrazo.
 

domingo, 20 de noviembre de 2011

Quimeras. Híbridos.

Somos quimeras. Híbridos. O mejor: hibridación en acción.
Más allá del organismo y más allá de la máquina. Más allá de la unión de unos y otras. Más allá de los cuerpos sin órganos y más allá del paradigma cyborg.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Sin título.

Es como si el ruido
hubiera hecho las maletas
y se hubiera ido lejos.

No es verdad.
Está ahí.
Rodeándome.
Sin necesidad de agazaparse.
Al acecho.
Esperando.

Pero de momento es
como si no estuviera,
como si nunca hubiese estado,
como si nunca fuera a volver a estar.

Oigo perfectamente
el desordenado latido
de nuestros corazones.

Oigo
también
el sonido de la ansiedad.

Adivino
incluso
el eco
de los pasos
aún no dados.

Y esbozo
una sonrisa.
 

lunes, 7 de noviembre de 2011

Leerme despacio.

Necesito leerme despacio.
Perderme,
taciturno,
entre la noche de la memoria
y el alba de las dudas.
Como si pudiera regresar
de la muerte
o fabricar con mis entrañas una
barricada
desde la que enfrentarme al
tiempo.
Como si pudiera remodelar esos
sueños
que, escuálidos,
oscilan
como la luz de una luciérnaga
entre flores
apagadas.
Caminar,
absorto,
como si fuera posible.
 

domingo, 6 de noviembre de 2011

Mesas electorales y democracia participativa.


A estas alturas, con las próximas Elecciones Generales a la vuelta de la esquina, miles de personas habrán recibido una notificación en la que se le comunica que son parte integrante de una mesa electoral y que, obligatoriamente, han de presentarse en fecha y hora para ejercer las funciones derivadas de ello.
Es el momento de la picaresca... Como con el IRPF, pero con otra cadencia temporal... Y no son pocas las personas que intentarán acogerse a algunas de las causas que permiten no cumplir tan curioso deber cívico. En algunos casos con sobrada razón. Otros con argumentos ciertamente peculiares. Forzando a veces la interpretación de las causas de exención.
Habrá de todo: Razones médicas, razones profesionales, razones familiares (entre las que puede contemplarse incluso la asistencia a una boda, bautizo,... incluso viaje) o razones religiosas, que no es lo mismo que decir que de conciencia salvo que quien redactara y aprobara la normativa vigente considere que quienes no profesamos fe alguna no tenemos conciencia.
Es también probable que se den casos en sentido contrario: personas que querrían participar como presidentes o vocales en esas mesas y que no puedan o no les dejen por que a este país, sin ir más lejos, le queda aún mucho por hacer en materia de igualdad e integración de las personas invidentes, con discapacidades auditivas o problemas de movilidad. Por no decir que, en la actual situación económica, a no pocas personas le vendrían más o menos bien esos sesenta y dos eurillos que, si no me equivoco, se perciben a modo de dieta.
Lo que probablemente no merecerá apenas un espacio en los medios de comunicación es la realidad de aquellas personas que querrían negarse a participar en algo que, en vez de fiesta de la democracia (que suele decirse) parece un circo (y no el del sol, sino romano). Personas que consideran una burla a la inteligencia que un sistema político que apenas deja resquicios a la participación ciudadana las obligue a participación forzosa de cheques en blanco. Ahora que en la calle se pide más y mejor democracia; que se demanda al conjunto de la ciudadanía que sea consciente de que el elemento representativo del sistema no debería poder seguir ninguneando al elemento participativo; que se exige el fin de la dictadura de los mercados;... esta prestación personal obligatoria que es formar parte de una mesa electoral, es un insulto.
No sería una objeción de conciencia. No hay en esa negativa ánimo de librarse de una obligación molesta. Hay ánimo de cambiar la normativa vigente. Ánimo de alimentar una cultura política en la que la idea de democracia no se reduzca a depositar un voto cada equis tiempo y ya está. Cuando ese ánimo se expresa en forma de falta o delito, de manera colectiva, pública, consciente, buscando un bien colectivo,... se llama desobediencia civil.
Y estas democracias formales nuestras, sometidas a los intereses de unos pocos, necesitan, si quieren llegar a ser democracias reales, mucha, mucha desobediencia.

Apenas nada ha comenzado...

Apenas nada ha comenzado.
Todo se mueve en el terreno
de los deseos
y las posibilidades.
Pero ya me embarga el miedo,
el temor,
a que se acabe.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Locura.

Turbulento, arisco,
blasfemo, insolente,

¿es la ebriedad un don?
veladura etílica
bestia herida
solitario aullido
insoportable vida
el suicidio como cuestión de fondo

desnudez del cuerpo,
contradicción del espíritu

sin saber dónde ir,                                                                 brumoso
el camino recorrido

caótico, tempestuoso,
vitalista,
tumefacto como los golpes
en la cara

distorsión, desfiguración,
atroz
odio hacia el mundo circundante
a excepción de...

naufragio,                                                                            tempestad

abrazado como un loco a tu recuerdo

martes, 1 de noviembre de 2011

Diccionario de vientos.

Yo tenía un diccionario que me permitía descifrar las segundas intenciones de los discursos de los vientos.
Viejo y ajado, fue perdiendo páginas en cada batalla; para terminar empapado, ilegible, hundido en el barro, tras una feroz tormenta.
Hoy me acuesto sobre sus páginas en blanco y espero, como boxeador devenido en viejo sparring, la lluvia de golpes.

lunes, 31 de octubre de 2011

Nadie podrá arrebatárnoslo...

Nadie podrá arrebatárnoslo:
Es nuestro el instante
en que tomaste prestados
de la estrellas
destellos de felicidad;
es nuestro
el momento en que me tiraste
sobre ellos
junto antes de
abrazarme y
besarme.

viernes, 21 de octubre de 2011

Mudanza.

He empezado a hacer limpieza general,
a tirar todas las cosas que no me sirven para nada,
empezando por las que más abultan
y no hacen sino coger polvo
y estorbar.
Pero tengo un problema:
Estoy demasiado gordo.
No quepo ni en la papelera que guarda mis versos.
Y no tengo ánimo para arrastrarme
al contenedor del reciclaje
de las sustancias peligrosas.

Quizá lo mejor fuera hacer una mudanza.
Sí,
eso es, una mudanza.

Nota mental:
No olvidar poner encima de mí un posit que diga
"esto no va".

sábado, 15 de octubre de 2011

En el fondo...

En el fondo
la mía
no es una poética sobre el amor,
ni una ensayística sobre la desobediencia;
sino una ética y una estética,
                           - ora en prosa,
                             ora en verso -
sobre la muerte,
sobre su aceptación,
sobre la preparación para ella,...
Es la exploración de las fronteras externas de los dominios donde todo es certeza y nada es cierto...
Y yo ya sé dónde reside la eternidad:
En

miércoles, 12 de octubre de 2011

Yo querría co-escribir dos nuevas biografías.


Yo querría co-escribir dos nuevas biografías
meciéndome en el vientre
de tu risa.

Y sendos libros de viajes
con las rutas de la piel
como protagonistas.

Y toda una geografía
de miradas
y caricias.

Y un manual para aprender
a no hacer frente
a las humedades.

Y un ensayo sobre el error
de no atreverse a errar.

O por lo menos algunas palabras breves,
sueltas,
incluso deslabazadas,...
para que nunca falte la adecuada
aún a riesgo de la inadecuada.

Y eso que sé,
de antemano,
que son incapaces de sustituir
a sonrisa,
               abrazo
                          o beso.

sábado, 8 de octubre de 2011

Cuerpo y mente.

Mi cuerpo toca la madrugada
con sobresalto.
Se crece sobre la oscuridad,
contra el camino,
desposeido de tu presencia,
                       tu calor,
                       tu respiración.
Suspira
a pasos lentos
y bucea en una marea humana
                       - pleamar a las ochoquince,
                         bajamar a las dosquince-
que naufraga entre palabras.
Aturdido
espera un tren que no termina
de llegar.
Y finalmente
traquetea
arrastrado por la locomotora,
despedazándose sobre los raíles,
hacia crepúsculos lejanos
y plenilunios de recuerdos.

Mi mente
toca la madrugada,
la ignora,
se gira
y te abraza.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Un paseo por la 'Semiótica General' de Umberto Eco.

Despanzurrando, literalmente hablando, un viejo ordenador y haciendo equilibrios para conectar su disco duro a otro igualmente despanzurrado, he podido acceder a unos viejos archivos que, sin apenas cambios, subo a Scribd.
Entre ellos está este paseo por el Semiótica de Eco. Unas páginas que querían ser algo más que una reseña pero que no llegaron a artículo, que hunden sus raíces en los años de carrera.

Un paseo por la semiótica de Eco

jueves, 8 de septiembre de 2011

Te he buscado...

Te he buscado
por los rincones
de la ciudad,
asomándome al río;
perdiéndome por
las esquinas
y las viejas barras;
subiendo y bajando
una y otra vez
las escaleras
del parking
hasta llegar a la playa
y pelearme con las gaviotas
por un palmo de arena.

Te he buscado
en los reflejos de las puertas
acristaladas
o a través del objetivo de mi cámara.
Al final de la copa
o al principio de la siguiente.
Clandestino en los pasillos a oscuras de los hospitales.

Te he buscado
en la comisura de la sonrisa en inestable equilibrio,
en los labios secos,
en el beso húmedo...
e incluso dentro de mí...

Y vuelta a empezar...

En el camino he encontrado incongruencias filosóficas meramente aparentes e interesantísimas.
¿Sabías que Spinoza pulió las lentes de Benjamin?
Borges ni siquiera lo intuyó...
Perderse en la ciudad requiere aprendizaje. Y más si barrios, calles y callejuelas no sólo deben hablarnos o reflejarnos el tiempo, sino orientarnos hacia la felicidad...

Ya sé por que me cuesta tanto encontrarte.
A la locura la caracteriza la más absoluta soledad.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Remiendo de un mal sueño...

Apeadero de palabras
insuficientes y
vacías;
remiendo de un mal sueño...
-la piel hecha jirones,
pies y manos atados a la cama-

Ya no me sirven
ni el viento
ni los infinitivos.


jueves, 1 de septiembre de 2011

La huella de tu ausencia...


La huella de tu ausencia
se compila
en un libro de susurros
que en vano
intentan
cartografiar los sueños...

Impotentes, tornan
pesadillas
empeñadas en
detener
el tiempo que resta
y convertir cada mañana
en un mar
de pájaros muertos.

domingo, 28 de agosto de 2011

No son mis noches (...)

Dori...


No son mis noches,
ni mis días,
ni mis horas.

Llanto
y silencio.

Amor.

Los años irán pasando
con tormentas sin agua.

No son mis noches
                  aunque me pesen tus ojos.
No son mis días
                  aunque apuntale tu sonrisa forzada.
No son mis horas
                  aunque me contagien tus lágrimas.

Llanto y silencio.

Muerte.

Amor.


viernes, 19 de agosto de 2011

Llegar a una filosofía desde una mirada.


Llegué a Hannah Arendt hablando de revoluciones en la cantina de la Facultad de Filosofía, en torno a unos cuantos muchos litros de cerveza...
Antes me había acercado a ella, casual y tímidamente, casi con desinterés, desde Walter Benjamin y diferentes trabajos sobre él, de un lado; y desde la presencia de Günther Anders en el ecologismo y el antimilitarismo, de otro.
Finalmente me enamoré de ella. Primero de una fotografía. Y después, quién sabe si por amar primero esa imagen, o por leerla con mejor predisposición; de sus palabras e ideas.


En la portada del libro de Elisabeth Young-Bruehl, Hannah Arendt, 1906-1975. Per amore del mondo; la fotografía la mostraba apoyada en la pared, vestida de negro, abotonada hasta el cuello; el pelo recogido pero empezando a soltarse, rebelándose; los brazos cruzados bajo los senos a la altura del vientre, con un cigarrillo entre los dedos índices y corazón de la mano derecha.
Fue su mirada la que me obligó a leer, en feroz combate contra mi desconocimiento del italiano, ese libro.

En páginas centrales se repite, en el contexto de un breve viaje gráfico por su vida, la foto en cuestión, fechada en 1933. Y en esas páginas su sonrisa, su cabello rebelde y, de nuevo, sus ojos, protagonizan otros intensos instantes detenidos. Uno de ellos, un retrato de 1924, deja entrever el ánimo insolente, inconformista,... En otro posterior, realizado en París, sigue vistiendo de negro, el pelo corto pero aún revolicao, el cigarrillo de una mano reflejo del paso del tiempo, las ojeras reflejo del paso de la vida y la mirada, otra vez la mirada, igual, pero distinta.

Su mirada... siempre su mirada... Triste o resignada. Fuerte y provocadora. Su mirada... Como si quisiera que penetrara en ella... 
Y miro (y leo) en todas direcciones intentando entrever el objeto, la causa, de esas miradas...
¿La (¿imposible?) libertad?

jueves, 18 de agosto de 2011

El mapa de mí mismo.

Trazo en los márgenes de los libros
el mapa de mí mismo:
Ideas sueltas,
fragmentos,
apuntes deslavazados
e inconclusos
condenados al olvido.


viernes, 29 de julio de 2011

El encuadre perfecto...


Es difícil, pero posible, que la voz se haga visión, y viceversa...
Pero ¿Y el encuadre perfecto?
¿Es posible?
¿Es deseable?

miércoles, 27 de julio de 2011

En servilletas...

en servilletas
con membrete de bar
se dan la mano
pasados y futuros
gracias por su visita

viernes, 22 de julio de 2011

(Para) repensar el espacio público...

El espacio público es de todos y todas, puede darse por cierto.
Pero esa certeza, más procedimental que real, no debe llevarnos a donde ya estábamos: A un espacio de tránsito, en el fondo vacío o sobre dirigido; domesticado, que no doméstico; un espacio sin libre uso.
Por ese camino nos quedamos en la democracia existente. La de las grandes palabras vacías; la de los grandes principios convertidos en falacias...

domingo, 10 de julio de 2011

Las visas de mi pasaporte (...)

Las visas de mi pasaporte
son sendos puñados de arena de costa y de río,
un guijarro de aristas y un canto rodado,
un repertorio de miradas que no controlo del todo
y un archivo de sonrisas pequeño pero intenso.
 

viernes, 8 de julio de 2011

K.O. técnico.

Si me atreviera...
Pero no me atrevo...
Ni a hacerlo sin tu permiso; ni a pedirte permiso...

Creo que tu mirada se ha cruzado con la mía unas cuantas veces...
Y quizá te moleste...

Si me atreviera...

Una foto.
Sólo una.
Sin preparar.
Sin zoom.
Sin flash.
Desde esta mesa en la que escribo, con la cámara al lado de la cerveza, premeditadamente colocada con aparente desidia.

Pero no me atrevo...
desde esta mesa en la que te escribo.
Si me atreviera...
desde esta mesa en la que te observo.

Una foto.

Tu delgadez,
no extrema,
pero casi.

Tus ojos, aunque apenas los adivine.
Tus gafas.
Y el pelo en el que se pierden las patillas.
Y lo que puedo ver de tus orejas.
Tu cuello.
Tus manos.
La manera en que te tocas la mejilla, la barbilla, los labios.
La conversación que mantienes
con esa persona que queda fuera de mi campo visual
¿Tu novia? ¿Tu pareja? ¿Tu amor?

Naufrago en mi propia mirada.

En la cobardía que frena un click dejas el bar
sin darme tiempo a acercarte este borrador
de relato breve
en semi-verso.

Sonríes en esta dirección.
¿Me sonríes?

K.O. técnico a ritmo de blues.

Y sólo son las doce del medio día.

jueves, 7 de julio de 2011

... y quizá (...)

... 
... y quizá sea esa la marca que señala nuestro fracaso:
¿Nos emocionamos cuando enseñamos?
¿Emocionamos cuando enseñamos?

jueves, 9 de junio de 2011

Contra el 22.


Fragmentos para una reflexión filosófica sobre la belleza...


A vuela pluma, algunas coordenadas imprecisas...
  • La reflexión estética: Más allá del Arte.
  • Arte: La imposible prisión (perdón, definición).
  • Los predicados del Arte.
  • El Arte como autoexpresión.
  • Morirse de frío.
  • Las experiencias estéticas.

Más...
  • Lo bello y lo sublime.
  • El concepto de gracia.
  • Lo feo y lo grotesco.
  • Lo siniestro y lo fantástico.
  • La tragedia... ¡y el sentido trágico de la vida!
  • Lo cómico.
  • Lo obsceno.

Más aún...
  • Arte y mímesis.
  • Arte y belleza.
  • Arte como construcción.
  • Arte como provocación.
  • La función social del arte.

Y ya puestas...
Ironía, cinismo, sarcasmo, insolencia, lucidez,...




Es necesaria una crítica de la razón, no sólo de la razón destructiva, que decía Subirats, sino de la razón apática. Una crítica de la razón sin “pathos” que se somete gustosa a la dictadura del intelecto y deja de lado, cuando no persigue, emociones e impactos sentimentales.
Reivindico, pues, una razón “logopática”, lógica y afectiva. La dicotomía razón-pasión carece de sentido... ¿Acaso la razón no es pasión?



Para empezar, y deshilvanando las coordenadas apuntadas, ¿por qué sólo la belleza?.
Una referencia poco menos que ineludible en la materia, Wladislaw Tatarkiewicz, remite a seis conceptos-ideas fundamentales: 'Belleza', sí; pero antes 'Arte' y después (orden de portada) 'Forma', 'Creatividad', 'Mímesis' y 'Experiencia estética'.

El de Arte es un concepto con una historia, visto desde hoy, tan extensa como la de la humanidad (año arriba, año abajo).
Una historia sobre lo hecho, una historia sobre la clasificación de lo hecho y una historia sobre el propio concepto.

Y atraviesa esa historia una peculiar relación con otro concepto que también se niega a la perpetua definición: Poesía.

¿Y la música? Adorno no comprendía a Janis...

Danza.

Pasados perdedores.

Esas historias también son, en muy buena medida, las historias del concepto de belleza y de la categoría de belleza... Una historia atravesada, entre otras cosas, por la disputa entre subjetivismo y objetivismo.
Hasta ayer... por que hoy, ya...

Forma, por su parte, es un término para muy diversos conceptos. Razón, quizá, por la que se le ha expulsado de esta parte del temario... de la peor de las formas: Ignorándolo.

Y la creatividad... ¿Qué era? ¿Un punto en el examen? Habrá que ver en la próxima convocatoria.

Mímesis... Arte, realidad, naturaleza, verdad,... Mímesis.
¿Cómo escribir -o mejor, cómo no escribir- sobre ella en tiempos de mentiras, cruzando umbrales de irreversibilidad en lo que hace a destrucción del medio, abiertas las puertas a otras realidades,... en tiempos de derrota...?




¿Es la lectura de los temarios de las academias una experiencia estética?
Si se define la Estética como el estudio filosófico de la belleza y el gusto la respuesta a la anterior pregunta puede resultar -pese a que Estética y experiencia estética no sean sinónimas- embarazosa.


Racionalismo y absolutismo frente a empirismo y relativismo.
La pugna filosófica en torno a qué sea la belleza es tan vieja (y más) como el Hippias Mayor de Platón. ¿Un texto bello?

Para Platón lo bello, la belleza, mejor dicho, es una idea análoga a la de Bien, Justicia, Verdad, Ser,... Y en otro texto -Filebo- concluye que, sin llegar al rango del amor, es otra manera de acceder a lo verdadero.
Es un concepto de belleza amplio, sin vinculación especial con el arte... aunque pueda expresarse vinculado a otros conceptos (no sólo) estéticos como la percepción (de lo agradable) y la proporcionalidad (la armonía).

Pitagóricos.


Más allá de la belleza, aunque vinculado a ella, aparece 'lo emotivo', e incluso lo 'catártico'... ¿Existió el segundo libro de la poética de Aristóteles? O, siguiendo la novelización de Eco ¿fué quemado en tiempos en que lo bello se emparentó con lo sublime y lo sublime a la forzosa infalibilidad de un dios?


Pegando un salto temporal.
¿Abrió Hume la puerta a la idea de 'canon' con su “la norma del gusto” y las condiciones del mismo?
Delicadeza, práctica, comparación, ausencia de prejuicios y buen sentido.


Con Kant no puedo. Lo siento.
Aunque con él, o mejor contra él, pueda sumergirme en el Romanticismo en un intento de sintetizar entendimiento y sentimiento.

Emoción, fuerza, vida,... frente al paradigma geométrico.

Síntesis de lo objetivo y lo subjetivo, de la necesidad y la libertad...

Schlegel.

Lo que sí merece la pena es detenerse en una cita de Hegel, Hölderling y Schelling procedente del texto “El más antiguo proyecto del sistema del idealismo alemán” (Die Ilteste Sistemprogram, creo).
“Mientras no hagamos estéticas, es decir, mitológicas, las ideas; ningún interés tendrán para el pueblo. E inversamente: mientras la mitología no sea racional, el filósofo tiene que avergonzarse de ella. Así, tienen que darse la mano finalmente ilustrados y no ilustrados. La mitología tiene que hacerse filosófica para hacer sensibles a los filósofos”.




¡Ah! Benjamin... Ni la atrofia de la experiencia estética, ni el arte en la época de la reproductibilidad técnica, ni la idea de aura,... Tus ojos tras las gafas... y la tragedia (¿Dónde se me quedó Nietzsche?)... y la agonía... incluso en sentido unamuniano: Agoniza quien vive luchando. Luchando contra la vida. Y luchando contra la muerte.


Autonomía y mercantilización del arte. La obra de arte es ilusión, irrealidad,... más allá del compromiso que podamos adquirir con la transformación - superación de la sociedad burguesa - capitalista avanzada.


Wittgenstein nos recuerda que ética y estética se identifican. Quizá adivinara que en un mundo sin moral quien mantiene algún valor ha de recurrir a la segunda antes que a la primera.

Gusto, crítica, juicio... después del fin del Arte (Danto, pero no sólo)... ¿Qué refelxión filosófica cabe sobre la belleza?

La pintada en la pared se adelantó a las teorías Queer. No hay cuerpo más bonito que aquel que mi deseo reclama.

Lo escribía Cristina Morano:

“Los bellos tenéis una última responsabilidad sobre todos nosotros: Conservaros.
Los demás nos pasaremos la vida luchando por un mundo mejor; vosotros lo hacéis mejor con sólo desnudaros.
¡Oh, táchame de autor! Pero dime, quién os enseñará a vivir la libertad si la libertad no empieza por tu carne.
Carne blanca y rosa como la Dánae de Tiziano.
¡Oh, pobres
pobres renacentistas, sólo eran matemáticos!




P.D. El 22 es en tema que, en las oposiciones de secundaria, se dedica a la Estética...  Quizá en las próximas oposiciones se cuente ya con dos temas en esta materia (más todo lo que se quiera sacar entrelíneas en otros puntos del temario): La reflexión filosófica sobre la belleza (18) y La naturaleza del arte y su valor (19).


sábado, 4 de junio de 2011

Walter Benjamin: Historia, tiempo, memoria.

Walter Benjamin Historia Tiempo Memoria

viernes, 3 de junio de 2011

Acampada en Murcia (y más...). Democracia real, ya.

Pinchando sobre el título de la entrada se accede al blog de la acampada de Murcia. El enlace está también en la lista de blogs de aquí al lado.



¡Ay! ¡La revolución...!
... y nosotras que la quisímos tanto...

domingo, 29 de mayo de 2011

MIdnight in Paris


Veo por segunda vez la última película de Woody Allen -Midnight in Paris- y piso después la calle con la misma sensación que la primera.
Me ha recordado a otras suyas y me ha gustado más que otras suyas...
Me gustaría ponerla en clase...
Y debería escribir un artículo sobre sus posibilidades didácticas dentro de la programación de Filosofía en 1º de bachillerato...
Coincido con algunas críticas leídas entre uno y otro visionado. Incluso con aquellas que le echan en cara que apenas esboce determinadas situaciones y personajes.
Pero no me parece del todo mal que la sensación de trama inacabada no se reduzca al final de la película y que se nos invite, incluso obligue, a pensar en esos flecos que quedan colgando aquí o allá... Me encanta poder participar... Sumar mi inventiva e imaginación a la propuesta dada...


Al margen de todo eso, la sensación que me embargaba al salir del cine hace unos días y que se repite ahora; la que entonces intuía y la que ahora creo que acierto a verbalizar; es la de estar habitado por la película y, a la vez, la de seguir habitando en ella cuando paseaba, ahora que escribo y supongo que durante algún tiempo.
Y no es que sea un film maravilloso, hipnotizante, embriagador,... pero en mí, al menos, ha sido capaz de animar esa sensación...
Una sensación -habitar / ser habitado- que incluye la fantasía de invertir el personaje de “La Rosa Púrpura del Cairo”, aquel Tom Baxter que abandonaba la pantalla para incorporarse al mundo real...
(¿Real?)
A fin de cuentas ese es también mi París... Yo puedo coger el doble disco de oro de Sidney Bechet, ponerlo sobre el plato y escuchar Si tu vois ma mère rudamente acariciada por una vieja aguja; mientras pienso, recuerdo y añoro -con esa forma de nostalgia que tiene cara de futuro- esas calles, esas esquinas, esa lluvia,...


domingo, 22 de mayo de 2011

Mayo...

Se han desencuadernado
vivencias y experiencias;
miedos y deseos;
ideas y prejuicios;
actitudes,
estares;
formas de hablar y de callar;
maneras de estar de pié,
de mirar,
de hacer;...
que,
como rocío o lluvia desplomándose al alba,
han inundado telas,
cartones,
papeles,...
a frases sueltas,
como gotoas indignadas,
cansadas,
hambrientas,
feroces,
alegres,
dispersas,
diferentes,...
... jirones de inquietudes avasalladas por preguntas para cuya respuesta no hay prisa ni palabra.

Tenemos todo el tiempo.

Y no somos nadie.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Me he construido...


Me he construido
con jornadas inciertas
repletas
de difuminadas
caras
y de nombres que
siempre asoman
tarde.

Me he derribado
ocupando el espacio de lo perdido
con el tiempo de lo deseado.

Rellenando
grietas
con palabras detenidas,
en cada rincón cada boca añadió
briznas de hierba:
Argamasa de inciertas jornadas
por venir
con que seguir
de-construyendo-me.

domingo, 1 de mayo de 2011

A Parte Rei... y 75.

Con el número 75, dedicado al pensamiento de Gilles Deleuze y Felix Guattari, llega a su fin una aventura iniciada en la primavera de 1999 de la mano de Carlos Muñoz Gutiérrez.
En estos doce años A Parte Rei se ha convertido en un interesantísimo punto de encuentro en el que ha podido expresarse una plural comunidad pensante empeñada en generar y mantener espacios para las voces críticas.
El recorrido por los índices de sus números o por el catálogo de temas es, de por sí, un acercamiento imprescindible al filosofar hoy y mañana... que se detiene ahora para permanecer, dejar espacio y, a buen seguro, reinventarse.
Queda el archivo virtual de cuanto se ha ido publicando estos años.
También, quizá más efímero, su reflejo en otros espacios, desde la nota a pie de página o la bibliografía a la entrada de blog y el enlace.
Pero sobre todo quedan las puertas que esos artículos, propuestas gráficas y vídeos han ido entreabriendo bimensualmente.
Volver de vez encuando a ellas y seguir cruzando umbrales es ya cosa nuestra.


martes, 26 de abril de 2011

Cuaderno de viaje.


Fue el largo camino,
el secano y los primeros árboles,
el agua y las curvas,
el cambio incesante de colores,
el cansancio,
la duda
y su inesperada presencia.

Fueron las calles empedradas,
el castillo en lo alto,
la oscura iglesia,
los tendales,
el desordenado crecimiento
y su voz.

Fue la perspectiva,
el recorrido mental,
la planificación,
el caminar por el nacimiento del Cuervo
y su mano,
          su letra sobre el plano
                   y sobre el trozo de papel.

Fue la hoz en la lejanía,
el paseo,
la búsqueda,
la bajada,
el encuentro fortuito,
          su perro mojado
                   y su sonrisa.

Fueron los consejos,
la Fuente de los Tilos,
el paseo botánico,
la humedad,
la sombra
          y su recuerdo.

Fue la laguna
y fueron sus ojos.

Fue el sol
y fue su piel.

Fue la marcha
y fue el deseo.

sábado, 16 de abril de 2011

Ayer es hoy.


Recorro las calles por las que deambulamos
deteniéndome
en los mismos
escaparates;
dudando
en la misma
esquina;
desandando
          - como ayer -
lo andado;
parándome
          - sin beso -
donde hubo beso;
intentando
recordar
mañana.

domingo, 27 de marzo de 2011

Poder Constituyente y Desobediencia Civil


Entre el 21 y el 24 de febrero tuvo lugar en Murcia la XV Semana de Filosofía, bajo el lema "Filosofía y Constitución". 
Tuve la suerte y el placer de participar en sendas mesas redondas, una en recuerdo de Eduardo Bello y otra me permitió retomar una vieja preocupación. Lo que sigue es el borrador de dicha intervención.

Hay una afirmación de Tamar Pitch sobre la Soberanía Popular que es perfectamente aplicable a un concepto como el de Poder Constituyente: Este no sería más que un mito.
Un mito, eso sí, poderoso; generador de consecuencias reales y profundas.
Si habláramos en el momento en que fueron dichas, también podríamos coincidir con la pensadora italiana al considerar que, además, observamos el colapso de ese mito.
Ahora esta aseveración sería matizable. Pero ello no quita para que a veces se pueda compartir esa sensación.

Con el otro concepto que se se maneja en esta intervención, la Desobediencia Civil, sucede algo parecido: Cuando parece un tema pasado de moda la realidad, cabezona ella, se empeña en ponerlo de actualidad.
Pasó con la dinámica de Insumisión, que puso sobre la mesa ambos conceptos. Y también con la aprobación de la Constitución Europea o las reformas de los Estatutos de Autonomía volvió a la palestra el primero de ellos.

Con este, el de Poder Constituyente, la impresión de concepto anticuado, pasado de moda, se ve reforzada por la aparentemente escasa producción intelectual, al respecto, en nuestro país.
Resulta ilustrativa una búsqueda en la base de datos de libro editados en España. Si en la web del ISBN buscamos monografías que contengan la expresión 'Poder Constituyente' en su título; nos aparecen seis.
Dos traducciones de Antonio Negri, otra sobre la teoría hostoniana al respecto, el ya clásico de Pedro de Vega “La reforma constitucional y la problemática del poder constituyente” (1985); “las normas constitucionales y el mito del poder constituyente”, de Juan Luis Requejo; y “La Constitución Europea y la teoría del poder constituyente”, de Javier Ruipérez.

Ilustrativa, pero engañosa. Obviamente hay que ir más allá de los títulos. Buscar en las entrañas de lo mucho y bueno publicado en Filosofía del Derecho o Derecho Político y Constitucional. Buscar en otro formato: el artículo. Y buscar en otras geografías, no necesariamente en otros idiomas (aunque también): México, Uruguay, Bolivia, Puerto Rico,...
No deja de ser curioso que, en este tema, sea más fácil encontrarse a un Agamben lector de Averroes en pleno 'éxodo de la idea de soberanía' y con el Poder Constituyente entendido como 'potencia'; y que sin embargo sea casi imposible encontrarse con miradas al pasado, presente o futuro que se expresen en la misma lengua que esa potencia de la multitud que hoy ocupa primeras páginas...
No por que no existan, como bien muestra la obra de Mohamed Abed Yabri; sino porque seguimos ignorando, cuando no despreciando, el esfuerzo intelectual de nuestros vecinos del sur...

A efectos de esta injerencia; de la reflexión y el debate que me gustaría provocar; sirve una definición básica de Poder Constituyente:
Es aquel que...
    • Tiene la atribución de establecer la norma fundamental de un ordenamiento jurídico, o de modificarla y enmendarla.
    • Se entiende como voluntad política creadora.
    • No tiene naturaleza jurídica, sino política.
    • Es originario, único e incondicionado.
    • Puede definirse en términos de legitimidad.
    • Y en el debate sobre su titularidad, yo me inclino por considerar que esta recae en el pueblo.
Entendiendo pueblo como una entidad plural, formada por individuos, asociaciones, grupos, comunidades, instituciones,... que articulan ideas, creencias, valores,... en un espacio tanto de convergencia como de conflicto.

Por Poder Constituyente entiendo, pues, un acontecimiento político, que brota de la comunidad, con una función fundacional o transformadora que termina expresándose jurídicamente.

Las reflexiones y teorías en torno al Poder Constituyente suelen dividirse en tres corrientes... Dos de ellas ya clásicas que, dicho en plan muy muy burdo, serían...
    • la revolucionaria
        - de ruptura con el poder establecido.
        - que incide en el carácter ilimitado y absoluto del poder de transformación.
    • la contractualista
        - con tres momentos
            - libertad
            - pacto social (cesión de soberanía individual)
            - acto constitucional.

En ambos casos, aunque de diferente manera, cabe interpretar que el titular de la soberanía, y por tanto del poder constituyente, es el pueblo...
y que en la tensión que puede generarse entre soberanía popular y derechos fundamentales pueden salir reforzados ambos.

Una tercera explicación sobre el Poder Constituyente puede absorber ambas y situarse en otro plano: El de los procesos de legitimación democrática.
Häberle o Böckenförde en Alemania, Araujo en nuestro país (“La constitución como proceso y la desobediencia civil”) serían ejemplos de esta dinámica de pensamiento.
Desde esta perspectiva la pregunta por el poder constituyente es la pregunta por la legitimación, por la justificación de la validez normativa de la Constitución.
Más allá del iusnaturalismo y del normativismo kelseniano surge el concepto de 'magnitud política'. Esta es la fuerza que mantienen vivas en la vida en común, en lo cotidiano, las convicciones e ideas de lo justo que legitiman la Constitución.
Es una magnitud política real, que precede al Estado, pero que se manifiesta en él, influye sobre él, opera dentro de él,... incluso hasta la ruptura cuando engarza con figuras clásicas como el derecho de resistencia o la rebelión.
Así visto, el Poder Constituyente no desaparece una vez concluida su función; no se reduce ni jurídica ni políticamente a la nada una vez que ha actuado... Puede seguir actuando.
Y en esta acción no está obligado a seguir las normas previas previstas en la Constitución... Eso sí, la conciencia de nuestra época exige (debería, más bien) formas y procedimientos de manifestación o expresión democráticos y abiertos.
Ese actuar, por lo demás, ya no sólo se orienta a la destrucción o sustitución del sistema vigente, sino también a la defensa y reforma; redefiniendo la figura del Poder Constituyente Originario Derivado, entendiendo al pueblo como “tribunal constitucional”.

Es en ese panorama donde me gustaría introducir la figura de la Desobediencia Civil... a la que también cabe definir a base de breves pinceladas como acto ilegal que busca demostrar la injusticia de una o más normas, así como inducir su cambio o no aplicación.
Es una forma de intervención socio-política y cultural que busca un bien para la comunidad, no un beneficio particular.
De ella suele decirse que ha de realizarse de forma voluntaria, consciente, intencional, pública, abierta, colectiva, no violenta, con una finalidad parcial o limitada,... respetando los límites que impone la aceptación del marco constitucional.

Aunque esta caracterización rápida exige matizar cada golpe de voz, lo que interesa ahora es el último de los aspectos citados.
Por que ese respeto no lo es la Constitución en sí. Más que como lealtad al orden jurídico concreto y literal, en su conjunto, la desobediencia civil debe entenderse como una afirmación clara y tajante de los principios del sistema democrático. Presupuestos que al ser canalizados por las instituciones o las normas jurídicas a veces se deforman hasta hacerlos irreconocibles.
Esa lealtad lo es no hacia un texto escrito, sino hacia valores y hacia derechos. Estos, es verdad, pueden inspirar o estar recogidos en dicho texto constitucional; pero no se reducen a esa presencia.
En este sentido las mismas bases del orden jurídico y político pueden ser esgrimidas como razones para la desobediencia. Una desobediencia que es un acto de soberanía popular (si se quiere, en lo que hace a la desobediencia civil, fragmentada), un acto adulto en cuyo impulso subyace la idea misma de un poder constituyente que actúa defendiendo, corrigiendo o enmendando al constituído.

viernes, 25 de marzo de 2011

Gracias por la visita...


Pues eso... 
muchas gracias por las visitas, 
los comentarios aquí o por otros medios, 
las críticas,... 
Intentaré seguir pensando,
escribiendo
y resistiendo...
Besos.

domingo, 13 de marzo de 2011

Epílogo.

Yo seré
                                   -entre cerveza y cerveza-
un buen filósofo.
No grande.
Probablemente gordo.

Mi pensamiento:
Un pensamiento sobre vidas cotidianas
y rebeldías,
recorrido por una difumimada idea de
derrota,
arrecife de coral tejido
entre líneas,
particular demiurgo de
unas reflexiones tristes pero
entusiastas...
                                   -lo demás,
                                   nada-

Un día  me moriré.
No será en París, aunque llueva a cántaros.
Y en veinte segundos de gloria póstuma
tal vez den
la noticia
de mi fallecimiento,
dos datos
sobre mi vida
y el título
de algún escrito
                                   -y a otra cosa,
                                   mariposa-

Lo que ha de quedar, probablemente,
en el tintero,
lo dejo apuntado
yo
ya:
            Amé mucho. Muchísimo.
            Pero cobardemente.
            Lo que a fin de cuentas es
                                               -casi-
            como no haber amado.

sábado, 5 de febrero de 2011

Recuerdo...

Recuerdo
aquella camiseta de tirantes que te dejé.
Te estaba enorme
y dejaba escapar
tus pechos.
                  ¿Era yo el que temblaba?
Recuerdo
tus pezones
y la manera que tenías
de sonreír
cuando me descubrías
ensimismado
mirándolos.
Nos separan ya
kilómetros
e historias;
y no puedes abalanzarte sobre mí,
ni encaramarte a mis hombros,
ni empujarme al sofá.
Era el tiempo en que
mañana o tarde
daban igual.
Y ese tiempo ya no existe.

domingo, 23 de enero de 2011

Danza y Filosofía


Del 18 al 20 de abril de este 2011 se celebrará en Barcelona el I Congreso Nacional de Filosofía Práctica o Aplicada. Organizado por  la Associació de Filosofía Pràctica de Catalunya con la colaboración del Grupo de Investigación 'Filosofía Aplicada: Sujeto, Sufrimiento, Sociedad' (HUM 018), de Sevilla; lleva por título "FILOSOFÍA Y ESPACIOS SOCIALES".
Me gustaría participar en él con una reflexión bajo el título que da nombre a esta entrada, Danza y Filosofía, que puede ubicarse perfectamente dentro del cuarto de los bloques en los que se estructuran los ejes temáticos del Congreso. No en vano aprovecha unos puntos suspensivos que siguen a música, fotografía, teatro, cine, ciencia o literatura como expresiones creativas sobre las que pensar la interdisciplinariedad de la Filosofía; para posar la mirada en este otro medio de expresión que es la Danza.
La reflexión que se propone parte de que es necesaria una crítica de la razón,... no sólo de la razón destructiva (que diría Subirats) sino de la razón apática... Una crítica de la razón sin 'pathos' que se somete gustosa a la dictadura del intelecto y deja de lado, cuando no persigue abiertamente, emociones e impactos sentimentales. Esta comunicación reivindica una razón 'logopática', lógica y afectiva, diluyendo la dicotomía razón-pasión; pensando, entrelazadas, filosofía y danza.
Compartiendo el convencimiento, que mueve el Congreso, de que no cabe reducir ni confundir la práctica de la Filosofía con el trabajo docente que se efectúa en los centros de enseñanza; en esta intervención no se renuncia a un acercamiento crítico a los mismos. Y ello desde la conciencia de que también pueden y deben ser espacios tanto para la participación democrática de una ciudadanía comprometida e informada, como para la conformación y el crecimiento de esta. Sin ella difícilmente cabe huir de la interdisciplinariedad de trámite o de la reducción de la Filosofía a las programaciones didácticas mal copiadas de los CD's de las editoriales.
No obstante este acercamiento, el peso de la comunicación recae sobre otros aspectos: La reflexión filosófica sobre la danza; la relación de la danza con la música, la poesía y otras expresiones artísticas así como con la propia expresión de ideas; la consideración del cuerpo humano como objeto estético o la calle como espacio de participación para el desarrollo de iniciativas creativas.
Todo ello tomando como referencia tanto reflexiones ya clásicas sobre la danza (Paul Valery) o el baile (Sigfried Kracauer), como recientes acercamientos de la filosofía a la danza y la performance o dinámicas de pensamiento como las teorías queer; pasando por espectáculos y experiencias como las de Alicia Soto (2 ó 3 preguntas) o la compañía de danza integrada Ruedapiés (Hibridaciones).

martes, 18 de enero de 2011

Cárcel I.

Me afeito
con el agua helada
y esta crema que
          no hay manera
          de restregarse...

Me ducho
con asco,
sin saber dónde
poner los pies,
mirando de reojo
          a todos los rincones,
          escuchando entre
          el hilillo de agua
          intentando adivinar
          cualquier pisada...

Rápido.
Frío.
Antes del recuento
para robarle unos minutos
a la rutina
y burlarme
          -a costa del sueño-
del horario impuesto.

Cárcel II.

Decido, por fin, masturbarme.
Pero no me atrevo a pensar en ti.
Y no sé que temo más
si el recuerdo
o el deseo.

Cárcel III.

Orino
en el preservativo
y entro
en el extraño círculo
económico
de las solidaridades
entendidas como
contraprestaciones,
deudas,
valores...

          ... a un paso de la compraventa...
          ... a mil años luz del trueque...

Cárcel IV.

La sangre
          a borbotones
de la ceja,
la nariz,
la oreja
          -¿está aún ahí?-
la boca,…

Y uno no recuerda la saliva,
ni haber gritado,…
Lo supone
          y lo desea…

Los pantalones manchados
de pis y sangre…

Salpicando el suelo a gotazos
                                             enormes…

La sangre
          junto a la pared
          donde la espalda y los riñones buscan
          imposible protección.
La cabeza entre los brazos
y las rodillas encogidas.

Y uno no recuerda haber llorado
entre la sangre…
Lo supone
          y lo desea…

Llorar…
Llorar es lo que nos queda.
Llorar.
Llorar.

Llorar es lo que me diferencia de ellos.